miércoles, 6 de abril de 2011

Para un estudiante es de suma importanca formarse un hábito de estudio eficiente, pues esto le significará el éxito en la internalización del conocimiento adquirido y le brindará la posibilidad de rendir sus certámenes tranquilo.
 
Estudiar no significa "aprender de memoria" algún tópico específico, pues la memoria es frágil y con toda seguridad que pasado el período de examinación olvidará lo que según él "estudió".
 
El estudiante no debe conformarse con "estudiar" para una prueba o certamen. El estudiante no debe "estudiar" para una nota. Este debe realmente preocuparse de estudiar para aprender, pues así estará manejando la información y las herramientas que utilizará después en cursos superiores y posteriormente en su desarrollo profesional.

 
 
La presente guía pretende entregar una orientación sobre cómo estudiar en forma eficiente, reconociendo que no existe una norma general, sino que cada persona debe adecuar su propio hábito de estudio. Además, entrega algunos consejos de cómo preparar y rendir un examen en forma adecuada. 


¿Cual es la mejor  respuesta?   
Veámoslo en detalle. 
1.      Para aprender algo es necesario retenerlo o recogerlo, pero esto no es suficiente. Hace falta también entender (lo que exige, a su vez, pensar, reflexionar). Memorizar sin comprender es solamente repetir (como un loro).
2.      El  sentido  del estudio es encontrar respuestas para lo que nos preguntamos y no sabemos. Hay que estudiar para saber y no simplemente para aprobar exámenes.
3.      Esta es la mejor de las cuatro definiciones. Lo fundamental del estudio es la comprensión. Por ello debes esforzarte por comprender todo lo que estudias. No basta entender algunas cosas: hay que intentarlo con todo lo que se estudia, y siempre, es decir, de forma  sistemática
4.      El estudio no es simplemente adquirir información, conocer cosas. Tampoco puede reducirse a hacer lo que señala el profesor. Si te limitas a hacer esto, tendrás una actitud pasiva y no sabrás hacia dónde te diriges o qué persigues.
A continuación, proponemos una definición que esta muy relacionada con la citada en tercer lugar: 
Estudiar es aplicar las facultades mentales para
adquirir, comprender y organizar el conocimiento
.
ESTUDIAR NO ES COMPRENDER
Estudiar es situarse adecuadamente ante unos contenidos, interpretarlos, asimilarlos, retenerlos, para después poder expresarlos en una situación de examen o utilizarlos en la vida práctica.
APRENDER es obtener el resultado positivo que se busca con la actividad de estudio. 
El punto crucial es aprender a aprender. Y se aprende gracias a estrategias (desarrolladas extensamente en esta obra).
Una vez adquiridas, las buenas estrategias de aprendizaje, nos sirven para toda la vida.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada